¬ŅRegreso a Birmania o el camino a la libertad?

Por: Antonio G. Rodiles

En reciente entrevista, John Kerry declaraba su decepción con la respuesta que el castrismo dio a la agenda implementada por el expresidente Barak Obama hacia Cuba.

El d√≠a 17 de diciembre de 2014, la Casa Blanca lanzaba un documento llamado ‚ÄúUn nuevo rumbo para Cuba‚ÄĚ. En la pr√°ctica, no pas√≥ de ser un pedido a los Reyes Magos. Los voceros del r√©gimen mencionaron desde un inicio que no ceder√≠an ni un mil√≠metro y que los cambios en el pa√≠s ya hab√≠an ocurrido en 1959.

Con el inicio del a√Īo 2015, la administraci√≥n se dio a la tarea de ir vaciando de contenido la ley Helms-Burtom y en lo pol√≠tico, legitimar la mutaci√≥n al neocastrismo. Era parte de la llamada doctrina Obama, una nueva versi√≥n del Detente del pasado siglo, que tantos estragos caus√≥ hasta que Ronald Reagan diera el giro necesario en la pol√≠tica exterior de los Estados Unidos.

La oposici√≥n se dividi√≥ de inmediato en promotores y detractores. Parte del camino era la activaci√≥n de ‚Äúprocesos electorales‚ÄĚ: elecciones, consultas o plebiscitos. En un final se terminar√≠a consolidando a los herederos, mostrando un supuesto cuerpo institucional y dando ciertos espacios a una ‚Äúoposici√≥n‚ÄĚ laxa. Los militares, arropados con los negocios m√°s lucrativos y vinculados a socios extranjeros, fueron los primeros beneficiados con augurios de un futuro ‚Äúglorioso‚ÄĚ.

Cuba ser√≠a la Birmania caribe√Īa. Es decir, los militares con pleno control del pa√≠s mientras se simula el nacimiento de una din√°mica m√°s democr√°tica.

Pero los planes encontraron dificultades. En el exilio un sector rechazó tal acuerdo y en la oposición se conformó el Foro por los Derechos y Libertades, que puso freno a la pretendida unidad de respaldo a dicha política. El castrismo, seguro de la victoria de Hillary Clinton, impuso su tempo y frenó transformaciones que pudieran ocasionarle cierto grado de incertidumbre.

En noviembre de 2016, sorprende la victoria electoral de Donald Trump. En enero toma posesión y pronto comienza con un proceso de reversión de la política previa.

Desde el ForoDyL, en consonancia con grupos y actores del exilio, escribimos una carta en la que pedíamos:

  • Desconocer al r√©gimen y la transferencia de poder a la nueva generaci√≥n de la ‚ÄúFamilia Castro‚ÄĚ.
  • Incrementar las sanciones pol√≠ticas y econ√≥micas contra el r√©gimen y beneficiarios v√≠nculados con la √©lite en el poder.
  • Regular la entrada de fondos econ√≥micos a trav√©s de remesas, turismo e intercambios comerciales.
  • Apoyo y reconocimiento de la oposici√≥n como actor leg√≠timo. En especial la que confronta al r√©gimen d√≠a a d√≠a desde dentro de la isla.
  • Demandar la liberaci√≥n de los presos pol√≠ticos.
  • Declaraciones de condena de la administraci√≥n ante las violaciones y represi√≥n contra defensores de derechos humanos en la isla.
  • Proveer al pueblo cubano de internet libre para romper el muro de la censura y la desinformaci√≥n.
  • Prohibici√≥n de la entrada a territorio estadounidense de agentes y oficialidad del r√©gimen.
  • Eliminar el falso intercambio cultural promovido durante la administraci√≥n del expresidente Obama que ha servido como herramienta de propaganda y penetraci√≥n del r√©gimen para socavar el sistema democr√°tico de los EU.

En junio del 2017, Trump anuncia oficialmente el cambio de política hacia Cuba. Las sanciones económicas aparecieron con prontitud y el régimen dejó de ser aupado en la arena internacional.

Sin embargo, el apoyo resuelto a la oposici√≥n interna, un elemento fundamental de nuestras sugerencias, no recib√≠a la atenci√≥n esperada. En abril del 2018, en el contexto de la Cumbre las Am√©ricas en Per√ļ, se convers√≥ y entreg√≥ por escrito al senador Marco Rubio un grupo de inquietudes al respecto. A continuaci√≥n fragmentos de la carta:

‚ÄúQue se priorice la labor en el escenario exterior quitando √©nfasis a la lucha en el interior de la Isla, disminuye visiblemente el apoyo a la oposici√≥n interna pero sobre todo nos pone en una peligrosa vulnerabilidad frente al r√©gimen. La escandalosa violencia contra opositores y en especial contra las mujeres, muestra la falta de visibilidad que sufrimos.‚ÄĚ

‚ÄúSi m√ļltiples ONG‚Äôs norteamericanas y la OEA con sus fondos y amplia red en toda la regi√≥n, se enfocan en apoyar y promover un proyecto espec√≠fico (en relaci√≥n a CubaDecide), en claro detrimento de otros, propician fricciones y conflictos dentro de la oposici√≥n cubana y no fomentan un clima de cooperaci√≥n y coordinaci√≥n.‚ÄĚ

‚Äú‚Ķ.es un grave error  intentar imponer, desde el exterior, liderazgos y proyectos al interior de la Isla. Este error colocar√° al r√©gimen como principal beneficiario.‚ÄĚ

‚ÄúPor otra parte nos preocupa grandemente c√≥mo el tema cubano ha perdido relevancia y visibilidad mientras se pone todo el √©nfasis en el tema venezolano. La denuncia sobre la cr√≠tica situaci√≥n de violaciones dentro de Cuba no est√° mostr√°ndose con la gravedad que merece. Esperamos que Cuba vuelva a ser nuevamente prioridad en la agenda, teni√©ndose en cuenta el importante papel que juega como elemento de desestabilizaci√≥n en todo el continente.‚ÄĚ

Lamentablemente no ha existido la receptividad a nuestro llamado y el r√©gimen continu√≥ su camino de golpear a la oposici√≥n y a la sociedad civil. El pobre apoyo, sumado a la implacable  represi√≥n ha tra√≠do como resultado que un gran n√ļmero de activistas, periodistas independientes y actores de la sociedad cilvil, han abandonado la Isla.

Nuevos grupos han aparecido, pero muchos de ellos vuelven a recorrer caminos ya explorados y que mostraron poca efectividad. Se vuelve a trillar en el objetivo de mostrar cu√°n violatorio resulta el castrismo. Sin embargo, continuamos sin las herramientas necesarias para realizar acciones que sacudan a sectores de la sociedad cubana.

Nos acercamos a las elecciones presidenciales de noviembre en EEUU. La futura política hacia Cuba aparece en dos opciones ya declaradas, Biden ha reiterado que regresaría a la era Obama, mientras Trump continuaría con su rumbo actual.

No tengo dudas de que, si bien es urgente corregir elementos de la política hoy vigente, retomar el llamado deshielo o Birmanización de Cuba sería fatal.

Dentro de la revaloración para lograr mayor efectividad en la actual política estaría: un conocimiento más cercano de las dinámicas al interior de la Isla con sus protagonistas y finalmente apoyar resueltamente a los actores capaces de enrumbar un genuino proceso de transición democrática.

Ra√ļl Castro, en las postrimer√≠as de su vida, todav√≠a trae al totalitarismo de la mano, reflejando la falta de un nuevo liderazgo dentro del r√©gimen. El coronavirus, sumado a la profunda inoperancia del sistema y las crecientes sanciones econ√≥micas, han generado uno de los escenarios m√°s inciertos de los √ļltimos 61 a√Īos. Desaprovechar o ser ineficientes en momentos cruciales, pueden retardar por d√©cadas el arribo a la libertad.

Antonio Rodiles es Matem√°tico,  profesor, conferencista, l√≠der de Estado de Sats.