Republicanos y demócratas critican a Sanders por decir que «no todo es malo en Cuba»

El actual favorito en las encuestas para ganar la candidatura demócrata a la Casa Blanca, el senador de Vermont Bernie Sanders, declaró la noche del domingo en el programa de CBS News 60 Minutes que “no es justo decir que todo es malo” en Cuba.

“Nos oponemos a la naturaleza autoritaria de Cuba, pero, ¿sabe usted lo que hizo Fidel Castro cuando llegó al poder? Una campaña de alfabetización masiva. ¿Es malo eso, solo porque lo hizo Fidel Castro?”, manifestó Sanders.

Cuando el presentador Anderson Cooper le recordó que muchos disidentes son encarcelados en Cuba, el senador dijo que era cierto. “Y condenamos eso”, añadió.

“A diferencia de Donald Trump, seamos claros, yo no pienso que Kim Jong Un sea un buen amigo. Yo no intercambio cartas de amor con un dictador asesino. Vladimir Putin no es un gran amigo mío”.

Para introducir la pregunta, 60 Minutes usó declaraciones hechas por Sanders en agosto de 1985, cuando era alcalde de la pequeña ciudad de Burlington (Vermont), entrevistado por el Canal 17 CCTV local a raíz de una visita a Nicaragua, donde se reunió con Daniel Ortega.

“Una de las cosas que creo haber aprendido en mi viaje: como socialista, la palabra socialismo no me asusta”, dijo Sanders. “El gobierno sandinista tiene sustancialmente más apoyo en Nicaragua que Ronald Reagan en el pueblo estadounidense. […] Quedé impresionado por la inteligencia y la sinceridad de los líderes sandinistas. […] Ortega es un tipo impresionante”.

Obviamente, sé que todos los editorialistas de la prensa libre “me van a atacar por ser el ganso tonto, y quizás lo sea”, reconoció también el actual senador antes de compartir sus impresiones.

Entonces hizo también un comentario sobre el régimen cubano: “En 1961 ellos invadieron Cuba, y todo el mundo estaba plenamente convencido de que Castro era el peor tipo del mundo, de que el pueblo de Cuba iba a levantarse en una rebelión contra Fidel Castro. Se les olvidaba que él educó a los niños, les dio servicios de salud, transformó totalmente la sociedad”, aseguró Sanders.

Ese mismo año, cuestionó a un reportero por decir que Ortega era un comunista y un marxista, en lugar de referirse a él como “el presidente democráticamente elegido de Nicaragua”.

Después que salió al aire la entrevista del domingo en 60 Minutes, las reacciones empezaron a inundar las redes sociales.

“Se equivoca en por qué los cubanos no derribaron a Castro”, escribió el senador cubanoamericano Marco Rubio en uno de los muchos mensajes que ha compartido al respecto. «No fue porque el ‘educara a los niños, les diera servicios de salud’. Fue porque sus adversarios eran encarcelados, asesinados o exiliados”.

Poco antes del mediodía del lunes, el senador cubanoamericano compartió incluso un video grabado en el auto mientras conducía, en el cual cuestiona severamente otra vez las palabras de Sanders. “El socialismo democrático suena bien. Pero no. Está basado en el marxismo”, dice.

En otro comentario escrito ya había manifestado que las promesas marxistas son en esencia una trampa.

“La principal promesa de todo marxista es que si entregamos parte de nuestras libertades individuales, el Estado nos dará más ‘seguridad’, como salud pública gratis y educación’, escribió Rubio. “Pero al final el marxismo no da ‘seguridad’ y usted carece de la libertad para hacer algo al respecto”.

La analista de CNN Ana Navarro-Cárdenas, nacida en Nicaragua, coincidió en Twitter con Rubio al comentar la entrevista del senador demócrata en 60 Minutes.

“El régimen castrista lleva más de 60 años en el poder en Cuba sin elecciones libres”, dijo. “Han asesinado, encarcelado y torturado a miles. Confiscaron bienes, expulsaron a sacerdotes y monjas… Y seamos claros: los cubanos no se comunicaban exactamente por gruñidos. La mayoría ya sabía leer”.

Se refirió también a las opiniones de Sanders sobre Nicaragua.

“Yo estaba en segundo grado cuando los sandinistas llegaron al poder en Nicaragua”, escribió Navarro-Cárdenas. “Adoptaron el modelo de educación cubano. Los libros y el currículo académico ensenaban adoctrinamiento ideológico. Los niños tenían que recitar consignas comunistas, revolucionarias, antiamericanas. Así es como el comunismo enseña a la gente a leer y escribir”.

El ex vicegobernador de la Florida Carlos López-Cantera aportó igualmente sus opiniones. “Oiga, Bernie Sanders, para su información: todo sobre la revolución cubana es, fue y será malo. Decir lo contrario es antiamericano”.

En el propio canal CBS, analistas políticos se apresuraron a advertir que el más mínimo elogio de la revolución castrista no tiene cabida en un importante sector político de la Florida, tanto republicano como demócrata.

No han faltado legisladores demócratas para criticar al actual favorito de su partido en las encuestas. “Está perdido”, dijo la congresista Dona Shalala, como puede verse en un mensaje de Twitter de la reportera de NBC6 Julia Bagg.

“Y cualquiera que diga lo que él dijo sobre el régimen cubano esta fuera de base”, añadió la congresista.

Leer en Martinoticias:EFE