Estado de SATS no es ni disidencia, ni “light»

Me llamo Jorge Calaforra y junto con Antonio G. Rodiles, dirigimos este proyecto.

Mi familia nunca ha pertenecido al Partido Comunista, ni tenemos ninguna relación con el actual gobierno. Sin embargo, pienso que Cuba no tendrá un futuro próspero si no se incluye a todos en un diálogo nacional.

Mi padre, el profesor Gabriel Calaforra especialista en cultura asiática, nunca obtuvo nada del gobierno cubano, aparte de su salario. Soy de Centro Habana, y ando a pie o en almendrones. Muchos han visitado la casa de mi padre, quien cada lunes desde 1996 abre sus puertas a todo el que quiera venir a conversar y a aprender. No poseemos ningún lujo.

Niego rotundamente las acusaciones de Martha Beatriz Roque, de que este proyecto se realiza para continuar el poder de nadie, no me considero disidente, ni que hayamos sido fabricados por las mentes del gobierno cubano o de la seguridad del estado. Ni Antonio ni yo gozamos de algún privilegio o ganancia del actual gobierno.

Pienso que los problemas de Cuba son muy graves, y se deben a múltiples factores como el gobierno cubano, las elites batistianas, así como a la política norteamericana, creada hace ya varias generaciones (lo que no quiere decir que todos tengan el mismo grado de responsabilidad).

Las generaciones nuestras han heredado un conflicto creado por los mismos actores que mantienen el poder a ambos lados del Mar Caribe. Conflicto que ninguno ellos está interesado en solucionar, y que está destruyendo a la nación cubana.

Los cubanos viajan de Miami a La Habana, y nadie se molesta ni se repugna en recibirlos. Muchos jóvenes cubanos lo que quieren es irse a Miami, o a donde sea, pero fuera de Cuba. Necesitamos un dialogo para resolver los problemas, y que los jóvenes quieran vivir y desarrollarse en Cuba.

Tratamos de darles voz a los jóvenes para que trabajen por su futuro, y que no esperen que ningún Dios, ni Partido, ni norteamericano, les planifique su futuro y decida por ellos.

No sé cuál es la razón por cual la seguridad del estado no bloquea el lugar. Usted puede estar convencida de que el método más eficiente que usa la seguridad del estado, no es precisamente el de dar golpes.

Tengo muchas otras dudas sobre su texto, y estoy en claro desacuerdo con algunos de sus planteamientos y métodos, pero este ataque infundado a nuestro proyecto beneficia, esté usted consiente o no, a terceras personas; y de continuarlo sobre la base de descalificaciones, solo les aumentaría ese beneficio.

Si Usted tiene más dudas la invitamos a participar en SATS.

Le saluda atentamente.

Nota: En este artículo doy de mi visión personal sobre SATS. El proyecto es diverso y plural, y pretende discutir sin exclusiones todo tipo de visiones, disidentes, opositoras, socialistas, liberales. Es un espacio de debate.

Priorizamos el respeto y los deseos de una Cuba futura mejor para todos. Invitamos a todos a opinar.