Actualidad

Los resultados de las elecciones en New Jersey y Virginia, donde los candidatos republicanos se alzaron con la victoria, muestran la complejidad política de los Estados Unidos. Si bien a un año del triunfo en las elecciones del pasado Noviembre el presidente Barack Obama mantiene su popularidad, eso no implica que el partido demócrata tenga asegurada las próximas elecciones legislativas. Todavía hay muchos factores que pueden definir este proceso, pero desde ya es claro que pueden haber muchas sorpresas.

Lo anterior me gustaría traerlo al contexto cubano pero antes deseo agregar algunas noticias aparecidas en estos últimos días.

La primera esta relacionada con la drástica caída en el comercio exterior cómo reconoció Rodrigo Malmierca, titular de este ramo:

«Las estadísticas muestran al cierre del tercer trimestre de 2009 que el intercambio comercial de bienes se redujo un 36 por ciento, en relación a igual período del año anterior, siendo las importaciones casi el 80 por ciento del total».

Según Malmierca, «la economía cubana se caracteriza por obstáculos para acceder al financiamiento internacional, la reducción de demanda y los precios de los principales productos de exportación, y el incremento de importaciones prioritarias como los alimentos, con la obvia reducción de la capacidad de compra».

Otro funcionario también reconoció que las ventas de los EE UU y España a Cuba cayeron visiblemente.

No debemos pasar por alto la situación económica por la que atraviesa Venezuela, quien constituye el principal socio económico de la isla. El déficit en el sector eléctrico, sector vital en el desarrollo de cualquier nación, es un hecho que manifiesta el estancamiento por el que atraviesa la nación, debido a políticas económicas poco eficientes y erráticas basadas principalmente en objetivos políticos más que en la realidad económica del país.

Entonces que podemos esperezar en los próximos tiempo para Cuba?

Creo que la respuesta resulta más que evidente. Si el gobierno cubano insiste en la parálisis que ha mostrando, tanto en lo político como económica y no se ajusta a la realidad que lo engloba las predicciones no son nada halagüeñas.

Con un presidente Obama que tendrá que prestar más atención y usar su capital político en resolver problemas y compromisos domésticos, y con un gobierno cubano que no acaba de responde a la política de “gestos por gestos”, no se avizoran grandes cambios en las relaciones de ambos países y por ende en el comercio bilateral.

Por otra parte, mientras el gobierno cubano no muestre un serio compromiso con los inversionistas extranjeros cumpliendo a cabalidad con sus pagos en los tiempos acordados, seguiremos viendo una caída drástica de las inversiones y el comercio foráneo.
Los tiempos que se avecinan no vendrán cargados de buenas noticias para el pueblo cubano, a no ser que un milagro ocurra y el gobierno entienda que ya ha sido suficiente y urge cambiar de rumbo.

Para finalizar agrego un titular: El comisario europeo de visita en la isla manifestó que el gobierno cubano debe hacer ‘gestos importantes’ en derechos humanos. Esos gestos deberían estar referidos a los presos políticos y la situación en las cárceles, y son necesarios para eliminar la Posición Común, dijo Karel De Gucht.

Leer en el Blog de Antonio Rodiles