Trasladan de prisión a Dama de Blanco, ahora más lejos de su familia

La Dama de Blanco y presa política Yolanda Santana Ayala fue trasladada este miércoles de la cárcel de mujeres conocida como El Guatao, en el municipio La Lisa, hasta la prisión Ceiba 2, en el municipio Caimito, según una llamada que hizo ella misma a la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco.

En entrevista con Radio Martí, el expreso político Ángel Moya Acosta dijo que Santana Ayala llamó en la mañana para anunciar su traslado de centro penitenciario, achacado a una orden de la policía política.

“En horas de la mañana fue trasladada hacia Ceiba 2, más lejos”, denunció Moya Acosta.

Santana Ayala fue condenada el 6 de julio a un año de privación de libertad por el impago de multas, acumuladas por negarse a pagarlas al considerarlas injustas.

Las multas más comunes aplicadas a las mujeres que integran este movimiento de derechos humanos en Cuba, son las concernientes a la Disposición Legal 141. Art. 2, inciso h) que sanciona a los ciudadanos que violen “el dispositivo de seguridad” de las fuerzas del orden.

Sin embargo, tanto las damas de blanco como otros activistas y opositores acusan al régimen cubano de violar su propia Ley de Procedimiento Penal.

Los llamados “dispositivos de seguridad” contra los disidentes son establecidos por la Seguridad del Estado y están compuestos por oficiales uniformados, agentes de distintas fuerzas del Ministerio del Interior y civiles de las Brigadas de Respuesta Rápida.

Ayala fue recluida en la Prisión de Mujeres “El Guatao” y desde entonces denunció de manera continua todas las presiones de la Seguridad del Estado para buscar la discordia con las presas comunes, dijo Moya desde la Sede Nacional de las Damas de Blanco.

“Seguridad del Estado no ha podido doblegar a Yolanda Santana Ayala, y a partir de esta situación comenzó a poner en práctica una serie de métodos con el objetivo de doblegarlas. En el Destacamento donde estaba Santana Ayala, Seguridad del Estado ordenó a las carceleras que redujeran el tiempo de llamadas así como la frecuencia de uso del teléfono de las presas para hacer ver que la razón era la presencia de Yolanda Santana ahí, y que se vieran afectadas ahí”, detalló Moya.

Como castigo adicional, al momento del ingreso a prisión Santana Ayala fue recluida directamente en una celda de castigo, sin haber cometido ninguna infracción del reglamento penitenciario.

“Está en una celda de castigo porque dicen que no hay espacio en los albergues», dijo su hija Yaíma González, en una entrevista para Radio Martí dos días después del encarcelamiento de la activista.

«Ella está firme en sus principios. Ella no quiere trato con la Seguridad de Estado», declaró entonces la hija de la opositora.

Junto a Santana Ayala, tres damas de blanco más cumplen prisión o están encarceladas a espera de una sanción, todas, por motivaciones políticas.

El pasado martes 21 el tribunal municipal de Artemisa, en la provincia del mismo nombre, anunció la petición fiscal de 5 años de cárcel para la activista de Derechos Humanos Martha Sánchez, detenida desde el 11 de marzo por agentes vestidos de civil. La acusación se basa en los supuestos delitos de perjurio, desacato y desobediencia.

El 10 de abril de este 2018 el Tribunal Municipal de Arroyo Naranjo sancionó a Nieves Matamoros González a seis meses bajo el delito de Contravención, al acumular 15 mil pesos de multa por intentar participar en las marchas dominicales de las Damas de Blanco.

Matamoros se negó a pagar las multas, impuestas tras cada detención a lo largo de su participación en la iniciativa Todos Marchamos, que exige la liberación de los presos políticos cubanos.

Finalmente Aimara Nieto Muñoz, permanece detenida sin juicio también desde el mes de abril junto a su esposo, el activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) Ismael Boris Reñí, y son acusados de atentado, luego de recibir una golpiza el mismo día en que les hicieron un registro domiciliario.

[Con entrevista de audio de Ivette Pacheco, Radio Martí]

Leer en Martí Noticias