Rafael Alcides visita a Antonio Rodiles

 

» En casa de Antonio Rodiles»

«LA HABANA, Cuba. –El pasado lunes, en casa de Antonio Rodiles, mirándole la cara deformada por la paliza inmisericorde recibida el día anterior cuando se dirigía a marchar con las Damas de Blanco, pensé en los techos, las tejas y el viento, y me acordé del comandante del ejército rebelde Manuel Fajardo Sotomayor, del cual fui ayudante unos meses.

A principios de 1957, cuando todavía los Rebeldes eran un puñado, lograron improvisar un ranchito luego de días sin probar bocado. Estando ya casi listo para servirlo se produjo un ‘combatico’ en el que hubo un muerto y tomaron algunos prisioneros. No pudiendo Fidel multiplicar el rancho, se lo sirvió completo a los prisioneros. “Ese día lo odié durante un rato”, me dirá Fajardo. “Pero por esa grandeza de alma hasta el enemigo lo amaba. Era Cristo en persona. Y con el enemigo herido, Cristo otra vez.”

No es un secreto que esas buenas maneras de la Sierra fueron con el tiempo siendo echadas a un lado. Y para demostrarlo, ahí estaban en casa de Antonio Rodiles los últimos masacrados, los del domingo 4 de julio. Entre ellos la maestra Lupe Busto, los activistas Ángel Moya y Raúl Borges y los eternos apaleados Yury Valle (nieto de Blas Roca) y Antonio Rodiles con su cara todavía oculta en parte por el yeso de urgencia, parecido a El Hombre de la máscara de hierro.

Al contrario de los soldados de Batista de que me hablara Fajardo, esos masacrados reunidos en casa de Rodiles para hacer un video de denuncia, no llevaban armas ni iban a su paso asesinando ni incendiando viviendas. Ellos portaban una flor y el silencio y la fe en Dios, poética artillería con la que durante diez años han venido las Damas de Blanco enfrentando la brutalidad de las turbas desatadas contra ellas.

Sin embargo, a Raúl Borges le han pegado con saña en el pecho no obstante saberlo operado del corazón en una operación a pecho descubierto que le practicaran en España y durante veinticuatro horas lo tuvieron sin sus medicinas. Cuando alegó que esta privación podría ocasionarle la muerte, estuvieron muy felices de saberlo y no mandaron a su casa por las medicinas. No lo perdonan. Durante 30 años, me contaba Borges, él fue oficial de la Seguridad, y un hijo suyo que estando también en la Seguridad del Estado dejó de pensar como un hombre de la Seguridad del Estado, lleva ya en prisión diecisiete años.

Caso tan conmovedor como inexplicable a primera vista, es el de Lupe Busto. Residenciada hace 17 años en Huston, Texas, donde es maestra, marchó con las Damas de Blanco porque como cubana se sintió con derecho a hacerlo, sabía que sería reprimida pero quería sentir en su piel lo que durante años han venido sintiendo las Damas en sus desfiles dominicales por el Cambio. Porque esas cosas, me decía Lupe,  no es lo mismo leerlas en los periódicos que sentirlas.

images-1

 

 

 

 

 

 

 

Moretones aparte, Lupe Busto no fue golpeada, fue humillada. Pretendían desnudarla. Por supuesto, se negó, pero insistieron. Ya que como cubana no se respetaban sus derechos humanos, alegó sus derechos de ciudadana norteamericana, pero no la oyeron. Tenía que desnudarse. Lupe Busto no entendía. Si fuera en el aeropuerto en el momento de bajar del avión, podría la Seguridad suponer que traía metido en el ano un tubo con explosivos o con drogas o con algún virus terrible, pero llevando días en Cuba, ¿desnudarla para qué? Todavía ayer no lo entendía, pero la maestra Lupe Busto tuvo que dejarse ver como vino al mundo hace más de sesenta años.

 

Ernesto Hernandez BustoCoincidencia o no, Lupe Busto es la madre del prestigioso escritor, traductor y editor Ernesto Hernández Busto, establecido en Barcelona desde 1999 y el cual ya hace casi treinta años cuando aquí en La Habana empezaba a dar muestras de sus talentos, era un dolor de cabeza para la Seguridad del Estado.

Lo de Yuri Valle es una novela. Cuatro domingos atrás, la Seguridad regó en el barrio que “el hijo de Blas Roca se había suicidado”, al día siguiente a él y a su novia les tiraron un automóvil encima, y al final de la detención del domingo siguiente lo llevaron a un lugar de las afueras de La Habana donde, como a Frank País en Santiago de Cuba cuando lo mataron, lo hicieron poner de rodillas y le pegaron una pistola en la nunca. ¿Dispararán sobre Yuri la próxima vez?

¿En cuál día de 1958 estamos ya?

No quiero, no quiero asomarme a mirar por el hueco que el viento al pasar llevándose las tejas ha dejado en el techo de la casa que un día fuera mi casa si fueron honestas las gentilezas del Cristo que alababa Fajardo Sotomayor.

 

————————————————–

Rafael AlcidesRafael Alcides nació en Barrancas, termino municipal de Bayamo (Cuba), en 1933. Poeta y narrador, era maestro panadero al comienzo de su adolescencia. Ha sido peón agrícola, cortador de caña, leñador, cocinero de cuadrillas en desmontes, dependiente y encargado de una tienda mixta en una colonia cañera. En La Habana de los ´50 fue albañil, pintor de brocha gorda, fumigador, agente de Seguros y vendedor a domicilio. En 1959 era jefe de la oficina de divulgación del Departamento de Asuntos Latinoamericanos en el Ministerio de Relaciones Exteriores y vocero de dicho departamento en un programa diario de televisión en el cual presentaba y entrevistaba a personalidades políticas del extranjero. Fue jefe de Prensa y Asuntos Culturales en la Delegación Revolucionaria del Capitolio Nacional. Ha publicado, entre sus títulos más recientes, los poemarios GMT (2009), Por una mata de pascua (2011), Libreta de viaje (2011), Antologías, en sociedad con Jaime Londoño (2013), Conversaciones con Dios (2014); el periodístico Memorias del Porvenir (2011), la multinovela El anillo de Ciro Capote (2011), y la colección de relatos Un cuento de hadas que termina mal (2014). Cuando en 1993 se aparta de toda colaboración editorial y pública en Cuba, era empleado del Instituto Cubano de Radio y Televisión donde fuera por más de treinta años libretista, locutor, director y comentarista literario. Participante en numerosos eventos literarios internacionales, Rafael Alcides ha ofrecido conferencias y lecturas en países de Centro y Sur América, Europa y Medio Oriente. Textos suyos han sido reproducidos en numerosos idiomas. Fue galardonado con dos Premios de la Crítica y un tercero compartido por una novela escrita a cuatro manos. En 2011 obtuvo el Premio Café Bretón & Bodegas Olarra de Prosa Española.