Periodista estuvo preso durante 10 días y deportado bajo acusación de "ilegal"

Después de 10 días, el régimen cubano liberó este domingo al periodista independiente Ricardo Fernández Izaguirre, apresado el viernes, 12 de julio, al salir de la sede de las Damas de Blanco en el barrio habanero de Lawton.

Este lunes tendrá que comparecer ante el jefe de sector de su localidad, además de pagar una multa de 150 pesos, dijo el periodista a Radio Televisión Martí.

Tras su arresto, Fernández Izaguirre fue conducido al centro de reclusión El Vivac, con «el expediente de ilegal, para deportarme para Camagüey», explicó.

El reportero dijo que se mantuvo plantado los primeros cuatro días del arresto, «en protesta porque yo no había salido de mis fronteras, de mi país».

Las autoridades lo trasladaron a su provincia de origen, pero no lo liberaron de forma inmediata. «Me mantuvieron, sin explicación ninguna, en el calabozo de la primera unidad de la Policía», señaló Fernández Izaguirre.

«Yo les dije que tengo pruebas (…) de que había estado menos de 24 horas en La Habana, que una persona con menos de 24 horas en La Habana puede ser deportado como ilegal».

Las autoridades cubanas consideran ilegal al ciudadano que trata de establecerse en La Habana en un período de más de cuatro meses, delito por el que puede ser deportado a su provincia de origen.

Como el periodista se negó a firmar el acta de advertencia impuesta por las autoridades, fue citado a comparecer ante el jefe de sector de su zona.

Fernández Izaguirre escribe sobre temas religiosos para diferentes medios independientes y colabora con la organización con sede en Gran Bretaña, Solidaridad Cristiana Mundial.

(A partir de un reporte de Yolanda Huerga para Radio Martí)

Leer en Martí Noticias