Absolutamente imposible ser aliado del régimen cubano, dice Pompeo

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en una entrevista telefónica con DIARIO DE CUBA (DDC) insistió en la necesidad de un cambio en el sistema político cubano para que EEUU pueda contribuir a una mejoría para el pueblo cubano.

“Necesitamos un Gobierno que se replantee por completo la forma en la que trata a sus ciudadanos y las bases de su economía, así como quiénes son sus aliados a nivel mundial. ¿Qué aliado desea tener en realidad el pueblo cubano? A los Estados Unidos de América nos encantaría serlo, pero con el régimen político actual, es absolutamente imposible”, dijo el jefe de la diplomacia de EEUU a Pablo Díaz Espí, director de DDC.

Pompeo aseguró que en este momento EEUU no mantiene contactos formales con la dirigencia de Cuba: “Nos mantenemos observando. Cuando esta administración llegó al poder, sucedió a un Gobierno de EEUU que había intentado apaciguar las relaciones, que se había comprometido a fomentar la creación del sector privado en Cuba. Pero lo cierto es que los niveles de corrupción, los niveles de influencia y de control estatal son de tal magnitud que, para cualquier avance, antes deben producirse cambios significativos en la Isla”.

El secretario de Estado consideró benevolente el acercamiento impulsado por la Administración de Barack Obama, una política que a su juicio alimentó el nivel de control gubernamental y trajo mayor opresión.

“Nosotros esperamos que el régimen cambie su postura, pero mientras esto no suceda, estamos preparados para seguir haciendo todo lo que esté en nuestras manos por garantizar a los cubanos todas las oportunidades posibles de definir su país de la forma en que sé que el pueblo quiere hacerlo”, afirmó.

“He oído voces procedentes del régimen cubano que culpan de las dificultades económicas de Cuba a nuestras acciones. Lo cierto es que, como se sabe, Cuba, su régimen y su clase dirigente, son los responsables de dicha situación”, dijo Pompeo en referencia a la medidas tomadas por la Administración Trump como la activación del Título III de la Helms-Burton, las sanciones a compañías controladas por los militares, la restricción en los viajes de estadounidenses a la isla y las iniciativas para impedir la llegada de petróleo venezolano a la isla.

El funcionario se mostró confiado en que “los esfuerzos de Estados Unidos y de otros países del mundo por presionar al régimen se redoblarán, coartando su capacidad de oprimir al pueblo y, lo que es más importante, creo que el pueblo cubano redoblará sus propios esfuerzos para que se escuchen y atiendan sus demandas”.

“Cuando el pueblo cubano redoble sus esfuerzos y el mundo apoye sus acciones, tengo una gran confianza en que la situación cambiará. Sé que los cubanos quieren la libertad y una economía sólida, y los Estados Unidos han adquirido el compromiso de ayudarles”, afirmó Pompeo.

También mencionó la influencia de Cuba en Venezuela y cómo si La Habana retira el apoyo a Nicolás Maduro podría traer beneficios directos al pueblo cubano:

“Si Cuba tomara esa decisión, continuaríamos con los esfuerzos que ya hemos hecho y haríamos lo que tuviéramos que hacer, y diríamos al pueblo cubano: ‘Lo que han hecho es muy importante. Su decisión marca una diferencia fundamental, significa que también desean la libertad’. Si el régimen está preparado para hacer ese cambio, nosotros estamos dispuestos a considerar todas las opciones”.

En materia de derechos humanos Pompeo mencionó a las Damas de Blanco, la detención de Roberto Quiñones y la prohibición de viajar a los líderes de la Liga Evangélica en la Isla y animó al pueblo cubano a que “siga reclamando sus libertades, a que continúe solicitando sus derechos básicos, tanto de culto como de expresión. Son temas centrales para cualquier nación y el pueblo cubano merece contar con dichos derechos, como todos los seres humanos”.

Leer en Martí Noticias