Empanadillas y alucinaciones

Hace ya más de un mes regresé de mi primer viaje fuera de Cuba, estuve en Europa, en ese “absurdo primer mundo’’. Ojo, primera vez que lograba salir en 38 años. Al entrar en la Aduana del Aeropuerto José Martí, lo primero que sentí y me sobresaltó fue un perceptible olor a viejo, a armario clausurado, a sótano…

Este olor volvió a mi memoria sensorial, semanas atrás, cuando miraba fragmentos del increíble aquelarre del PCC trasmitido por la televisión cubana en el que Esteban Lazo, a duras penas, trataba de articular algo medianamente legible y me hacía recordar aquel dicharacho de “la técnica es la técnica y sin técnica no hay técnica”, adjudicado a algún noble deportista.

Otro ramalazo de ese mismo olor regresó al ver a Fidel Castro, balbuceando igualmente oraciones inconexas durante horas en sus últimas presentaciones geriátricas, (con perdón de los ancianos, a los que respeto y venero) y he vuelto a sentirlo ahora, Iroel, al leer tu torpe artículo.

Iroel, en estos momentos existe en Cuba una generación que no comprende ya ese lenguaje furibundo que empleas y que también es dueña de este país y sus destinos. Son risibles tus acusaciones y ésas técnicas desteñidas de querer enrolar siempre a cuanto proyecto o ciudadano libre respire en Cuba, con una flotilla desde Miami o en un complot, donde, según tus palabras, una sencilla exposición de fotografía social, excelente además , sea el pretexto para una invasión de Estados Unidos.

¡Vamos , Iroel, que pasa! Como decía el estribillo de una canción bailable de mi niñez, ¡quién te lo va a creer, mentira!!

Tus comentarios rezuman beligerancia y alarmas de combate, pensamiento sicótico de un gobierno terminal con invalidez para el diálogo plural. Gobierno del que obtienes beneficios y al que por eso mismo estás encadenado, actitud que en lo personal no me molesta y comprendo, me parece bien que defiendas tu revolución y tus ídolos, que hagas lo tuyo, por vocación o como jornalero , pero al menos, trabaja con la verdad.

Mientras entretejes mentiras y manipulas información, desde tu jaula de oro, nosotros y otros muchos, estamos ocupados, tratando de componer el desastre que ustedes han armado, tratando de rellenar esta holografía de país.
Todos los videos de lo que sucede en Estado de SATS están colgados en Youtube, son públicos al igual que los encuentros a los que asiste libremente el que quiere, como asisten los ‘’fotógrafos’’ que para ustedes trabajan. Cuando colguemos el de este encuentro, en breve, no sé qué vas inventar, porque se verá, que esa fantasía tenebrosa de la que hablan, sólo existe en sus mentes.

Estado de SATS, lo organizamos y sostenemos con gran esfuerzo y gracias a la ayuda de muchísimos amigos, a diferencia de ustedes , que sin dar ninguna cuenta , malversan, roban, derrochan y manejan a su antojo los fondos de este país mientras un pueblo de rostro contraído, camina las calles con el susto diario metido en sus ‘’jabitas’’ de nylon, sobreviviendo entre el escombro y la zanja.

Por cierto, Iroel, ya se me olvidaba… llegaste a probar las empanadillas?*

* El día anterior al encuentro encargamos por teléfono unas empanadillas a una vecina. En la mañana, al ir a buscarlas, nos encontramos con que ya había pasado una persona a recogerlas a nuestro nombre. Incluso las habían pagado a un precio mayor. Sospechamos que la Seguridad del Estado las usó para la merienda del operativo policial que desplegó más tarde.